Archivos de la categoría Tecnicos

Aprecia el sonido

Guarda silencio por unos instantes y concéntrate en lo que escuchas a tu alrededor, ese sonido ambiental que a veces olvidamos contemplar. Concéntrate en aquellos acordes de tu melodía favorita.

Cualquier sonido sencillo, como una nota musical, puede describirse en su totalidad especificando tres características de su percepción: El tono, la intensidad y el timbre. Estas características corresponden exactamente a tres características físicas: la frecuencia, la amplitud y la composición armónica o forma de onda. El ruido es un sonido complejo, una mezcla de diferentes frecuencias o notas sin relación armónica.

¿Cómo elegir el micrófono adecuado?

El primer criterio importante a la hora de escoger el micrófono más adecuado es la aplicación. ¿Se trata de voz hablada, cantada o se quiere captar el sonido de un instrumento? Los micrófonos dinámicos suelen ser mejores para las voces potentes, guitarras amplificadas o baterías. Los micros de condensador ofrecen un sonido más natural y con más detalles, lo que los convierte en ideales para instrumentos acústicos como las guitarras, metales y también como micros aéreos para la batería o para voces más delicadas.

Especialmente en los estudios de grabación se suele buscar la reproducción sonora más natural posible, lo que hace que los micros de condensador resulten más adecuados para este tipo de aplicaciones. Si un micrófono de condensador es su primera elección, recuerde que su mesa de mezclas debe ser capaz de suministrar alimentación phantom al micrófono o tendrá que adquirir un micro con alimentación a pilas que den la corriente necesaria al elemento de condensador.

¿El micrófono va a ser usado en un escenario, una sala de conferencias o dentro de un estudio de grabación? El entorno de uso influye a la hora de elegir la direccionalidad del micrófono. Los micrófonos omnidireccionales le ofrecen la reproducción sonora más natural posible. No obstante, también son los más sensibles a los problemas de realimentación. Por eso, ese tipo de micros son los más adecuados para estudios de grabación o entornos en los que se usen pequeños sistemas PA.

¿Para qué los drivers?

 

 

La primera causa del diferente sonido de los altavoces es el diseño y construcción de los transductores, también conocidos como drivers. Aunque la forma básica y las diferentes partes suelen ser prácticamente idénticas, su tipología y sobre todo los materiales con los que están construidos varían enormemente, haciendo que el resultado final, así como el precio, se mueva dentro de un amplio abanico de posibilidades.

Así, en función del tipo podemos encontrarnos, entre otros, con drivers de funcionamiento dinámico o de bobina móvil tanto de cúpula como de cono (son los más comunes y los que todos conocemos normalmente), electrostáticos, piezoeléctricos, de cinta, etc.

Cada uno de estos tipos tiene sus peculiaridades y casos de uso recomendados. Por ejemplo, los dinámicos de cono son los típicos que todos conocemos para frecuencias medias y graves, y los de cúpula son empleados para tweeters en los que se necesita buena dispersión horizontal y vertical aunque menos potencia, en caso contrario se usan los de cinta.

El aislamiento y formas de la caja

Hay dos factores que son importantes en el mundo del sonido y que influyen en el sonido de las cajas acústicas (baffles): La forma de la caja y el aislamiento sonoro interno. Al vibrar la membrana del driver se produce una onda que viaja hacia la parte delantera (donde está el oyente) pero también una onda hacia la parte trasera, es decir hacia el interior de la caja.

Esta onda (que es la causante del cortocircuito acústico que comentábamos al principio) comienza a rebotar por las paredes de la caja y vuelve a salir atravesando la membrana del driver, esta vez con un cierto retardo. Dicho retardo es el causante de un cierto efecto “eco” que puede ser claramente percibido a frecuencias medias-altas y que ensucia el sonido. Pero además, a ciertas frecuencias concretas se da el fenómeno de las ondas resonantes en el interior de la caja, que colorean el sonido final obtenido.

¿Cómo solucionar estos problemas? Pues muchos altavoces de gama baja no lo hacen en absoluto, de ahí que se sonido final no llegue a ser nítido y su respuesta en frecuencia no sea demasiado plana. Los bafles de gama media y alta, sin embargo usan diferentes técnicas para minimizar estos problemas.

Por ejemplo, para evitar la excitación de modos resonantes se construyen las cajas con formas que no tengan lados paralelos, como por ejemplo curvas o prismas truncados que además de hacerlas más bonitas visualmente permiten que no se creen ondas estacionarias en su interior.

Sistemas de altavoces de matriz lineal

Por un momento detente a escuchar el sonido que hay en ese lugar en donde te encuentras. ¿Identificas qué tipo de tecnología están utilizando?

Los sistemas tradicionales de altavoces de matriz lineal se construyen apilando cajas idénticas una sobre otra para formar una disposición vertical curvada o recta, mientras que la matriz lineal puede proporcionar un patrón de dispersión cilíndrico muy direccional sobre un área extensa, y esa es la razón de que las matrices lineales se hayan convertido en el estándar del sector del sonido profesional para refuerzo de sonido en aplicaciones tales como sonido en vivo, eventos de gran escala, estadios o festivales al aire libre. Las prestaciones sonoras que ofrece la tecnología de matriz lineal resultan también útiles para toda una serie de aplicaciones llevadas a cabo en instalaciones fijas, como por ejemplo en cines, lugares de culto, clubes nocturnos y otro tipo de locales.