nota-12

Consejos para la ecualización en la producción musical

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailfacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

En todas las etapas traten de atenuar y no de incrementar; las razones por la que recomiendo esto son:

1.- Para el oído humano es mucho más difícil reconocer atenuaciones que incrementos; pueden hacer la prueba, pídanle a un amigo que simplemente con un ecualizador gráfico atenúen o incrementen determinadas frecuencias en una canción; así notarán una gran dificultad para distinguir las atenuaciones.

2.- La ecualización sustractiva (atenuación), le dará más claridad a tu sonido.

3.- La fase del sonido se verá menos afectada.

Parece algo muy sencillo, pero les aseguro que atenuar es una actitud que requiere mucha constancia y práctica. También sugiero algunas reglas generales del ecualizador, válidas para las tres etapas:

1.- Efectuar primero las atenuaciones y luego los incrementos.

2.- Cuando atenúen, utilicen ecualizadores estrechos (entre cuatro y seis), y los incrementos con banda ancha entre 0.2 y 0.8.

3.- Comiencen siempre por los graves y sigan hacia los agudos para lograr mejores resultados.

4.- Concéntrense primero en identificar qué es lo que no les gusta del sonido para tener un pensamiento  correctivo.

5.- Recuerden que toda modificación en una banda tendrá efectos secundarios acústicos en las otras.

6.- Su actitud en cada una de las etapas debe ser diferente: en la grabación hay que ser muy cuidadoso, durante la mezcla sean creativos y diviértanse, mientras que en la masterización traten de sacar lo mejor para el proyecto en el que están trabajando y no abusen de su ecualizador; usen otros procesadores para combinar y llegar al resultado final.