Nota 1

El aislamiento y formas de la caja

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailfacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Hay dos factores que son importantes en el mundo del sonido y que influyen en el sonido de las cajas acústicas (baffles): La forma de la caja y el aislamiento sonoro interno. Al vibrar la membrana del driver se produce una onda que viaja hacia la parte delantera (donde está el oyente) pero también una onda hacia la parte trasera, es decir hacia el interior de la caja.

Esta onda (que es la causante del cortocircuito acústico que comentábamos al principio) comienza a rebotar por las paredes de la caja y vuelve a salir atravesando la membrana del driver, esta vez con un cierto retardo. Dicho retardo es el causante de un cierto efecto “eco” que puede ser claramente percibido a frecuencias medias-altas y que ensucia el sonido. Pero además, a ciertas frecuencias concretas se da el fenómeno de las ondas resonantes en el interior de la caja, que colorean el sonido final obtenido.

¿Cómo solucionar estos problemas? Pues muchos altavoces de gama baja no lo hacen en absoluto, de ahí que se sonido final no llegue a ser nítido y su respuesta en frecuencia no sea demasiado plana. Los bafles de gama media y alta, sin embargo usan diferentes técnicas para minimizar estos problemas.

Por ejemplo, para evitar la excitación de modos resonantes se construyen las cajas con formas que no tengan lados paralelos, como por ejemplo curvas o prismas truncados que además de hacerlas más bonitas visualmente permiten que no se creen ondas estacionarias en su interior.